La inmortalidad del ADN, el verdadero sobreviviente…

El ADN es un ser inmortal, sin necesidad de un sistema nervioso que le dicte que hacer o como sobrevivir. Tal ves en un nivel su conciencia es tan masiva, tan enorme que a nosotros como individuos con una inteligencia tan estrecha nos es simplemente imposible de concebir.

Ha viajado desde su origen en única linea de tiempo, a través de millones de individuos saltando a través del tiempo y de ellos. A eliminado a sus vectores fallidos sin piedad, ha premiado con la sobrevivencia a los mas aptos y en mas de un sentido, nuestra lucha por sobrevivir es su lucha también, si nosotros tenemos éxito el también lo tendrá.

Y en nuestro pobre entendimiento de lo que debe ser una criatura inteligente, quizá esta criatura eterna, inmortal excesivamente simplista sea la sobreviviente por excelencia. Sin estar atada a sentimientos, emociones ni ninguna nimiedad el ADN ha sobrevivido por eones por su claridad en un único objetivo, sobrevivir sin importar nada más…

bathynomus gigantea

Quizá ese es el futuro de la vida, la simplicidad de los vectores, y en ultima instancia, sea ese individuo infinito que tanto añoramos conocer, quizá vive en nosotros en una forma que es inconcebible, siendo cada uno parte de el.

Es curioso observar como algo tan simple ha viajado a través de todos los vehículos imaginables, a través de cientos de millones de generaciones de seres que mutando y cambiando han caminado por este mundo por eones. En el esta nuestro futuro, que en el momento que aprendamos a darle la importancia debida al resguardo de nuestro ADN, estaremos en posibilidades de evolucionar mas alla de los limites que nos marco este mundo.

Pero al final somos mamíferos y miembros de una especie que evoluciono en este mundo de océanos y lo gracioso es darnos cuenta de un golpe que aun ahora muchas de nuestras conductas parecen ser tan predecibles. Vivimos en una época de tecnología y avances pero nuestros instintos aun dominan muchas de nuestras conductas, lo que nos hace obscenamente predecibles.

Y al final esas conductas que nos pueden parecer tan reprobables o tristes podrían ser mas bien adaptaciones que la naturaleza nos moldeo a lo largo de millones de años y por tanto mas que algo de que avergonzarse serian el modo como la biología moldeo nuestro carácter para hacernos mas dóciles y permitir una reproducción mas fácil.

Una hembra que no desee reproducirse es un punto muerto evolutivo así como por lo general una mujer o un hombre en exceso independiente y consciente no se reproduce y por tanto se extingue, no pasando sus genes a la siguiente generación y perdiéndose en el polvo de los tiempos. Esto tiene una lógica brutal y real, el sacrificar tu vida y tu tiempo para criar a la siguiente generación es enorme. Una mujer que se diera cuenta lo brutal que es concebir y lo que le implicara si tuviera una conciencia de ello como la que tiene un hombre se negaría rotundamente, ello sin embargo nos llevaría irremediablemente a la extinción. Después de todo a la naturaleza solo le son útiles los individuos que se reproducen, puesto que aquellos que no lo eligen se vuelven puntos muertos de un camino que no para de continuar.

Ello le daría lógica a este patrón cultural tan común en la mujeres, donde la docilidad y obediencia fue aceptada como norma durante siglos, donde su único factor vital era la reproducción y por ello aun estamos aquí, su docilidad y obediencia era premiadas por la cultura dominante, aunque en definitiva esto las hace un vector perfecto para el ADN al cumplir su misión de manera cabal. Al final nuestros deseos son solo expresiones de nuestro ADN expresando una voluntad brutal a través de nosotros.

 

Sympagurus pictus

La naturaleza nos dio solo los instintos y las características biológicas que fueron relevantes para nuestra supervivencia y nada mas, pues en su infinita practicidad solo provee aquello que es indispensable y nada mas, tal ves por ello somos aun tan instintivos en muchos sentidos y por ello somos premiados o castigados si rompemos esos patrones. El placer sexual es uno de ellos y las consecuencias de este instinto son brutales en muchos sentidos como las violaciones o simplemente herramientas de supervivencia, como aquellas mujeres u hombres que usan su cuerpo para escalar posiciones sociales. A este patrón de conducta quiso deberíamos atribuirlo a una adaptación necesaria para vivir en comunidades tan grandes como las ciudades donde el patrón de colmena podría incluso tener más sentido.

El sexo es un método indispensable para la supervivencia de cualquier criatura de la tierra para sobrevivir pues permite variabilidad de sus genes y por tanto la posibilidad de adaptarse a un mundo muy cambiante. Sin embargo el hacérselo placentero a los humanos hace cuestionarse porque la biología se tomase tantas molestias para asegurarse que copuláramos y que no pudiésemos pensar en mas que en copular. A los machos humanos, esta necesidad de placer se dio como una simple adaptación de sobrevivencia, hubo una época en la que éramos débiles, no éramos la especie dominante y por ello teníamos que reproducirnos en exceso para paliar las enormes perdidas humanas, si los machos encontraban placentero copular lo harían tanto como les fuera posible, por lo que esa característica se quedo en nuestra especie. ¿Pero porque la evolución nos hizo interesante el sexo a través del placer, mas allá de la simple supervivencia?

La respuesta es la inteligencia, un problema que nuestra biológica tuvo que solventar. La inteligencia es una herramienta útil para la sobrevivencia, ello es innegable pero nos hace mas difíciles de dominar por los instintos y es mas complejo encaminarnos por el rumbo correcto, al menos correcto en términos de lo biológicamente útil para nuestra especie.

Los machos de la especie humana tiene muy presente el placer en su papel humano, domina gran parte de su vida y sus decisiones son influenciadas claramente por su necesidad de copular y por tanto sentir placer, algo que en las hembras en su condición de ser selectivas para los machos que deben elegir esta casi nunca presente. En ellas el factor de elegir al mejor macho hace que el placer sea irrelevante y por tanto no lo tienen de manera tan directa, algo que la actualidad es un problema que mata matrimonios y hace que amistades se eleven de temperatura.

Con el placer, viene un problema que en esta sociedad es castigado, el acto de violar. A las mujeres la violación les afecta profundamente pues les quita el privilegio y el derecho de elegir con que macho copular, y tendría mucho sentido si al mirar los machos de la especie fuesen tan fuertes como las hembras. Su psique ademas en muchos casos hace del trauma su vida y se vuelve parte de ellas, algo en lo que de nuevo la naturaleza se volvió muy cuidadosa. El privilegio de elegir les es arrebatado y por tanto es importante que no volviese a ocurrir era muy importante por lo que moldea si psique acorde, y es un trauma que a muchas les persigue de por vida. Aun esta conducta parece ser un truco biológico que permite al macho agresor fecundar mas fácilmente a la hembra, puesto que la lógica nos diría que al ser agredido deberías estar en una posición mas adecuada para defender tu derecho a reproducirte, pero para el ADN somos vectores y si puede arrebatarnos el derecho de elegir lo hará sin dejarnos margen para evitarlo.

La biología no perdona nuestra debilidad, y nos graba en el ADN solo lo que necesitamos para sobrevivir, tanto dándonos conductas que hacen mas simple su propagación, como la fuerza física necesaria para conseguir fecundar hembras a los machos que no son atractivos, o a los conquistadores que violan a las hembras de una comunidad recién derrotada que de nueva cuenta la naturaleza nos formo para que ello fuese simple y una pregunta seria el porque debió ser así.

Lo mas lógico es presuponer que algunas mujeres se negasen a copular para proteger su genoma y reservarlo a mejores machos, pero ello solo daría lugar a que esta característica solo fuese parte del ADN de unos cuantos individuos y no de la mayoría, lo que lo vuelve un problema mayúsculo y una lacra social que los humanos no hemos dejado de combatir en nuestras sociedades modernas. Un instinto que en nuestro origen fue útil como herramienta de sobrevivencia ahora es algo que nos pesa.

El acto en si de violar es un instinto con un uso y por ello debería ser lógico asumir que el resto de nuestras conductas reprobables son ademas instintos que quedaron como legado de nuestros tiempos como cazadores y recolectores nómadas mas allá de nuestra época como agricultores.

Esto me crea un cierto dejo de horror al darme cuenta que como ser humano mis necesidades, sueños y deseos no son más que expresiones de un conjunto de proteínas en secuencia que de ser una criatura inteligente serían el ser conciente más gigantesco y adaptable del universo con capacidades de sobrevivencia increíbles al no depender de un solo vehículo para extenderse sino una miríada distinta que garantizaría su virtual inmortalidad a lo largo de los tiempos. Y siendo honestos que criatura tan enigmática sería esta… formada por simples cadenas de proteínas que se adaptan a vivir en el entorno a través de vehículos eficientes, primero células luego organismos y por último criaturas conscientes que esparcen aún más lejos la semilla de esta poderosa criatura. Esta criatura habría alcanzado el punto máximo de la sobrevivencia: La inmortalidad.

Rochinia crassa

Munida longipes
Paralomis cubensis

Imagenes de un articulo original disponible aqui:

Benthic species from The Gulf of Mexico (Brine Pool, Garden Bank, Vioska Knoll, Green Canyon)
and the Bahamas (Gouldings Cay, Little San Salvador)

A few are from coral reefs, but most were found at depths from 1000 to 3000 feet.

One thought on “La inmortalidad del ADN, el verdadero sobreviviente…”

Leave a Reply