Microsoft planea implementar el arranque directo a escritorio en Windows 8.1 para satisfacer a sus clientes corporativos.

En un intento un tanto cuanto tardío de atraer de nueva cuenta a sus clientes de negocios a la plataforma, Microsoft ha reportado que planea añadir la opción de arranque directo al escritorio en la actualización de Windows 8.1, permitiendo a los usuarios pasar de largo por la interfaz Metro. Pasarse este paso actualmente requiere un paso extra por parte del usuario para acceder al escritorio.

Aunque la versión de prueba de Windows 8.1 ya incluye una opción de sistema para arrancar el equipo directo al escritorio, fuentes ligadas a la compañía aseguran que existen planes para traer esta opción a la versión comercial del Windows 8, la cual actualmente solo ofrece arranque directo a la interfaz metro por default. Esta opción ha sido criticada fuertemente por los usuarios de PCs convencionales debido a que es pobremente funcional con el teclado y el mouse tradicional requiriendo una pantalla táctil para funcionar apropiadamente, algo omnipresente en las tableta y teléfonos inteligentes pero no en las PCs de escritorio tradicionales.

La brutal disminución de ventas de PCs convencionales en los últimos años ha llevado a la mayoría de los analistas de mercado a estimar que la industria experimentara un cambio de rumbo mayor en los siguientes años, sea por medio de reducir la cantidad de marcas disponibles o una marcada baja de ganancias en un esfuerzo para cortar costos e incrementar ventas, lo cual nos llevaría a un mercado o bien dominado por tableta de consumo y PCs solo de trabajo o un mercado mixto como el actual donde las grandes compañías deberán reducir su tamaño para sobrevivir.

Esta disminución ha sido atribuida por algunos analistas a la introducción del iPad Mini, un mini- tablet de $329 USD quien atribuye su popularidad a su bajo costo, esto comparado con la mayoría de las ultrabooks con pantalla touchscreen y Windows 8 que cuestan en promedio unos $1000 USD. Esto a pesar del lanzamiento del Windows 8 el invierno pasado con bombo y platillo como una actualización revolucionaria del sistema operativo que ya empezaba a mostrar su edad, pero que fallo en todo sentido a elevar las bajas ventas de PCs convencionales y que no revitalizo la industria como se esperaba.

Curioso es este mundo de hardware post-iPad donde hasta Microsoft deberá replantear el como sus clientes interactuan con sus productos y las expectativas de funcionalidad que tienen con ellos.

Leave a Reply