Arte Termosexual, Sátira Hiperbacanal y Escultura de Sara Lucas

 

Las imágenes fueron obtenidas por cristiano corte © british council

En el marco de la bienal de arte de Venecia 2015, del 9 de mayo al 22 de noviembre de este año la artista británica Sara Lucas presenta una obra que arrancará las miradas pervertidas y los pensamientos mas inpuros t mezquinos de más de un visitante. El genero, la muerte y la sexualidad turbia han sido temas que han definido el arte de Sara por décadas y en el pabellón británico de la Expo podemos admirar su instalación titulada ‘I scream daddio’ curada por el crítico británico Richard Riley.

Para un público latinoamericano esta instalación podría parecer sexista y hasta cierto punto pornografica. Los mas hipsters la llamaran una imagen conceptual termosexual.

En todo caso se mofa de lo que siempre relacionamos con lo más crudo de la sexualidad humana, los lugares, las situaciones y los mas puros conceptos, en suma lo más crudo es lo que tenemos en la mente y no aquello que entra por los ojos. Nuestra mente busca estímulos donde sea y cuando los ojos nos alimentan con visiones tan directas, nos causa repulsión, deseo o admiración, vil calentura disfrazada de simples ideas superficiales, simple deseo reprimido bajo una mirada de desprecio y una cruda visión a nosotros mismos, nuestro deseo.

 Si embargo todos pueden ver ese crudo humor británico, crudo y directo, nada disfrazado de eufemismos y dotado de esa chispa que le da sabor a todo lo que hacen los británicos.

De su montaje Lucas comento: ‘el humor nace de la negociación de las contradicciones que plantean los convencionalismos, hasta cierto punto el humor y la seriedad son intercambiables. De lo contrario nada seria divertido o devastador.

 Curioso que el arte conceptual de un artista que se mofa de la preconcepción que aun en estos días tenemos de la sexualidad generaría protestas en un país como el nuestro – Mexico si esto no es evidente – sobre todo porque la intención del artista es jugar con el humor mas que con los genitales, al usar la crudeza visual trata de golpear nuestras retinas y darle una impresión cruda pero cómica de lo que creemos es nuestro sexo humano.

Un instinto que fue refinado por millones de años por la naturaleza y que por nuestra natural ignorancia tendemos a juzgarlo en el desconocimiento y no en su más pura expresión, nuestra sobrevivencia es producto de ella y al modificarla para que se adapte a nuestra pobre concepción de ella dilapidamos el regalo que la naturaleza hizo en ella para nosotros, un regalo que la naturaleza nunca es tan generosa de dar.


Dejamos la galería para que astille un poco sus ojos y mentes, al observarla dejen atrás lo que creen haber visto antes y solo dense la oportunidad de vivenciarla sin un prejuicio que los limite.


  
Vía designboom y Artsy

Leave a Reply